Cómo conducir en curvas

En Consejos al volante, Seguridad Activa, Seguridad en tu camino, Seguridad Pasiva, Seguridad Vial, Vehículos Pesados por adminDeje un Comentario

Cuando conducimos y tomamos una curva, es necesario estar preparados para realizar el gesto de forma correcta. Lo más importante para mantener el control del vehículo, es usar una velocidad adecuada y la posición correcta en la vía circulatoria. Vamos a relatar los pormenores para trazar curvas de manera protegida y conveniente.

Castillo Grupo, advierte que, la tipología existente en curvas es muy diversa. Desde las más espaciosas en autovías, con varios carriles, hasta las más tortuosas y cerradas en carreteras convencionales o puertos de montaña

  • Elementos imprevisibles que pueden aumentar los riesgos en vías de curvas

En todas las circunstancias posibles que nos encontremos en carreteras con curvas,  hay que extremar las precauciones y ser cautelosos en el momento de afrontarlas. Los factores repentinos e inesperados que nos pueden originar problemas a la hora de trazarlas son muchos: gravilla, peralte, manchas de aceite o carburante, animales que atraviesan la calzada, desprendimientos de roca, condiciones atmosféricas adversas etc.

  • La Velocidad concluyente

Pero sin duda los puntos claves en la toma de curvas, son el manejo del volante y el pie en el acelerador. Lo primero al realizar la maniobra es afrontarla con firmeza, no atenazados. Al aproximarnos a la curva nos ajustaremos a la derecha de la calzada, mientras reducimos la velocidad, al bajar a una marcha conveniente, que nos permita frenar en caso de necesidad. Pero ¡ojo!, esta acción la efectuaremos en la recta antes de iniciar el giro, nunca dentro de la curva. De esta forma, garantizaremos la estabilidad del vehículo.

  • Control de la dirección

Es otro factor fundamental para tomar las curvas de manera eficiente. Agarraremos el volante con seguridad y efectuaremos giros suaves y progresivos sin ningún tipo de tosquedad o precipitación, adaptando la conducción a la carretera de manera sutil. En el manejo de la dirección, influye directamente el correcto inflado de los neumáticos. Gestión, que haremos de manera regular, incluida en el mantenimiento del vehículo.

  • Dentro de la curva

Mientras efectuamos el giro, pisaremos levemente el acelerador, para poder trazar la curva a una velocidad constante, de tal manera conseguiremos aplomo y dominio en todo el proceso. Cuando estemos en el centro de la misma, moveremos el volante con sutileza y mantendremos la separación adecuada con el carril contrario. Al ver el final de la curva, enderezaremos gradualmente a la vez que aceleramos lentamente y así obtener la estabilidad deseada.

  • Lo que no tenemos que hacer

Entrar demasiado rápido en una curva: la escasez de peralte, restos de brea, calzada deteriorada, neumáticos desgastados o poco inflados puede dificultar la maniobra.

No acelerar dentro de la curva, no existiría tiempo de rectificación y perderíamos el control del vehículo. Como consecuencia, tenderíamos  a salirnos por la derecha de la vía.

Castillo Grupo, siempre atento a las necesidades y al cuidado personalizado de sus clientes, recomienda prudencia y ponderación a la hora de afrontar una conducción en zona de curvas

  • Consejos prácticos de Castillo Grupo a los conductores

Cuando existan varias curvas sucesivas, usaremos el pedal del acelerador y la dirección con extrema suavidad, ganaremos en seguridad y aminoraremos el stress.

-En carreteras de alta montaña, los conductores por temor a los precipicios y desniveles, tienden a venirse al centro de la calzada, con el consiguiente peligro de colisión,  práctica que deberemos evitar.

-Cuanto más cerradas sean las curvas, más atención, anticipación y tracción tendremos que tener para sortearlas de manera satisfactoria.

-Cuidado con ir demasiado rápido en rectas prolongadas, nos podemos encontrar con curvas al final de las mismas o mal señalizadas.

-Mucha precaución en carreteras con curvas rodeadas de mucha vegetación, nos podemos encontrar de manera imprevista con ciclistas, transeúntes, animales, vehículos dedicados a labores agrícolas y no verlos a tiempo.

-Por último, hay que tener mucha cautela con curvas orientadas al norte, pues al ser  sombrías y resbaladizas aumentan el riesgo de siniestros.

-Para afrontar los trazados sinuosos de manera satisfactoria, es necesario nutrir nuestro vehículo con un carburante enérgico, elaborado con una evolución tecnológica encumbrada:

                                               FÓRMULA MAX DIESEL

 “La mejor ayuda en caminos sinuosos, FMD el perfecto compañero que nos proporcionará la potencia necesaria”

Compártelo

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.