Cómo preparar la caldera de gasóleo para el invierno

En Gasóleos a domicilioby admin2 Comments

Con la llegada del otoño, comienzan a bajar las temperaturas y el frío se empieza a introducir en las viviendas. Durante el período estival, la caldera de gasoil ha estado parada durante meses, sin duda es el momento de ponerla a punto, para cuando la necesitemos a pleno rendimiento no tengamos sorpresas desagradables.

Desde la Corporación Castillo Grupo, vamos a explicar de forma simple y detallada, el protocolo que debemos seguir para que la calefacción se encuentre en perfecto “estado de revista”, de forma eficiente y barata. Lo que conllevará un mejor funcionamiento de la misma  y en consecuencia un consumo más ajustado. Sigamos estos sencillos consejos y nos ahorraremos dinero y muchos sobresaltos innecesarios:

  • Verificación de la presión existente en la caldera

-El indicador de la presión, aparece reflejado en el manómetro del circuito de la calefacción. Es importante recordar que la presión recomendada es 1.5 bares (siempre con la caldera en frío). Si se encuentra por debajo de 0.5 bares, es probable que ni tan siquiera trabaje, por lo que podemos originar un problema. La solución se establece al tener incorporado un “presostato de seguridad”, cuyo cometido es funcionar en baja presión, por lo cual, impedirá que la caldera quede perjudicada. El presostato se neutraliza al subir la presión.

-Por el contrario, cuando ésta es muy elevada, también puede ser perjudicial, puesto que si se llega a superar los tres bares, hará que se active la válvula de seguridad y expulse el agua sobrante.

  • Estado y limpieza de los radiadores

-El siguiente paso, una vez que tenemos la presión de la caldera perfectamente regulada, es corroborar el estado de limpieza de los mismos. Nos puede resultar chocante, que este punto tenga relevancia a la hora de sacar todo el provecho del sistema energético, pero efectivamente lo tiene.

-Los radiadores funcionan por “convección”, de forma resumida quiere decir, es el “tránsito” de calor a través  del movimiento de un fluido (en este caso: el aire), de tal forma que el caliente se eleva y el frío desciende. Su  finalidad es emitir calor de un objeto o aparato (radiador), que a su vez se emplea para calentar un espacio o recinto (de ahí su aplicación para producir calor en nuestros hogares).

-Para que ese flujo de aire caliente resulte efectivo y aprovechemos todas las calorías disponibles de la instalación, es determinante tener bien aseados los radiadores, tanto en su parte externa como interna. Para  desempolvar las zonas de difícil acceso, existen en el mercado herramientas específicas para ello. Aunque la recomendación de Castillo Grupo, es la realización (una vez al año, finalizado el verano) de una limpieza a fondo de los radiadores, con la tradicional “vaporeta”. De esta manera, optimizaremos todos los recursos de la instalación, durante todo el período invernal.

  • Cambiar la caldera a modo invierno y disponer la temperatura adecuada

-A continuación de haber verificado la presión, así como la limpieza de los diferentes dispositivos, pondremos en marcha la caldera. Lo habitual, es que aparezca diferenciado el selector de “verano-invierno” mediante un icono característico en cada uno de los casos.

-Lo situaremos en la posición invernal (dibujo de un radiador) y la ruleta de temperatura de la caldera la situaremos entre setenta y ochenta grados

  • Selector de funcionamiento de la caldera

-Lo siguiente que realizaremos será activar el termostato general, cuya finalidad es que cuando alcance la temperatura prefijada, “salte” y encienda la caldera.

-Como norma frecuente, el termostato suele estar ubicado en el comedor o salón de la televisión (lugares donde hacemos más vida y los más espaciosos de la vivienda).

-Puede ocurrir, que solo dispongamos de un termostato para toda la casa, lo que  conlleva notables diferencias de temperatura entre unas habitaciones y otras. Una buena solución, que nos recomienda la Corporación Castillo Grupo, es emplazar un dispositivo en la propia llave del radiador, para que se abra o se cierre en función de nuestras necesidades calóricas.

-Si el termostato es digital, revisaremos el estado de las pilas, para que tenga la suficiente potencia y así poder activar la caldera. No nos fiemos solamente que la pantalla marque la hora, pues esta acción necesita muy poca energía, la cual puede resultar insuficiente para iniciar el arranque de la calefacción.

  • Purgar los radiadores

Para finalizar evidenciaremos que los radiadores se calientan uniformemente y no hacen ruido, si esto ocurre es debido a que contienen aire y en consecuencia tenemos que purgarlos. Esta labor, la hemos relatado de manera concienzuda un una entrada anterior al blog (por supuesto, recomendamos su lectura, para refrescar los conocimientos concernientes al purgado de los radiadores), al ser este un hecho crucial para el adecuado funcionamiento de la instalación, lo que mejorará el rendimiento energético.

-Una vez que hemos finalizado con todos los preparativos y tenemos la caldera en perfectas condiciones para afrontar el invierno, solamente nos queda por hacer una cuestión determinante, llenar el depósito con un gasóleo de última generación, que nos ayuda a reducir los costes de mantenimiento de la instalación, así como a mitigar la acumulación de residuos internos en la caldera, todo ello gracias a:

FÓRMULA MAX DIESEL C, que la distribuidora comercial DIBAGAS nos suministrará de manera rápida y económica, para alejar los rigores del frío de nuestras casas.

    “La tarea de la innovación energética, sin renunciar a la calidad y el confort”

 

Compártelo

Comentarios

  1. Hola quisiera por favor que alguien me ayude, tengo una caldera de gasoil para calentar la vivienda quisiera saber si apagando la calefacción y solo usarla para calentar el agua, tendría algún problema, como por ejemplo que con tanto frío se congelará el agua e incluso si podrían reventar las tuberías de la casa, necesito contestación, gracias.

    1. Author

      Hola, cada caldera actua de una forma diferente, pero en invierno es recomendable tener encendida la caldera de gasóleo, para que no calienten los radiadores deberá bajar el termostato de ambiente a 6-8 grados para evitar congelaciones que podrían crear un problema mayor. Muchas gracias por contactar con nostros.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.